logo cocinas

diseno banner

experiencia banner

calidad banner

Limpiar la cocina con productos naturales

Limpiador multiusos, desengrasantes, limpia hornos, limpia suelos, desatascadores… Para la limpieza de la cocina solemos recurrir a un auténtico arsenal de productos químicos que pueden resultar tóxicos para nuestra salud y que son perjudiciales para el medio ambiente. Te contamos algunas maneras más saludables y ecológicas para limpiar tu cocina.

Una alternativa más saludable, ecológica y asequible a los limpiadores convencionales son diversos productos naturales que ya usaban nuestras abuelas para limpiar y que, habitualmente, todos tenemos en casa. Se trata de sustancias como el vinagre blanco, el bicarbonato sódico, el limón, el jabón natural o ciertos aceites esenciales que tienen propiedades desinfectantes, pero sin los efectos secundarios de los agentes químicos.

¿Para qué sirven?

  • Vinagre blanco. Gracias a su acidez natural ejerce una acción bactericida y antihongos, además de ser desengrasante y antical.
  • Bicarbonato sódico. Es un potente quitamanchas y antibacteriano.
  • Limón. Es blanqueador, desodorante y ayuda a disolver la grasa.
  • Aceites esenciales. Además de que los hay con propiedades antimicrobianas y antihongos, desprenden un olor muy agradable.
  • Jabón natural. Detergente suave que sirve para limpiar cualquier superficie, pero sin desprender sustancias tóxicas.
  • Bórax. Esta sal mineral sirve para limpiar diferentes superficies, además de ser un buen desinfectante y eliminar los malos olores.

Existen fórmulas que puedes preparar en casa fácilmente para limpiar las diferentes superficies de la cocina.

limpiar cocinaLimpiador multiusos. En una botella de spray manual, mezcla un ¼ l de agua caliente con una cucharadita de jabón y un poco de vinagre blanco o limón.
Acaba con la grasa. Tanto si esta se acumula en los muebles de melamina, en el suelo o sobre los frigoríficos, podrás eliminarla fácilmente con vinagre blanco. Para enmascarar un poco su fuerte olor se puede mezclar con agua y zumo de limón, aunque una vez seco el olor suele desaparecer en su totalidad.
Para eliminar la grasa de los azulejos, solo tienes que frotarlos con fuerza con papel de cocina mojado en alcohol de quemar. Cuando este se evapore, no hará falta que enjuagues.

Desinfectar la encimera y el fregadero. Simplemente tienes que limpiarlos regularmente con una mezcla a partes iguales de vinagre blanco y agua. Pero si quieres una alternativa más potente, usa una mezcla de medio litro de agua caliente, 4 cucharadas de vinagre blanco y 2 de bórax. Puedes añadirle una pizca de jabón natural para aumentar su poder de limpieza.
Para limpiar un fregadero de acero inoxidable, usa una pasta elaborada con 1 taza de bórax y ¼ de taza de zumo de limón. Enjuágalo a continuación con agua tibia.

Grifos brillantes. En el caso de los grifos, basta con frotarlos con un paño impregnado en zumo de limón. que también ayudará a prevenir la acumulación de cal. Como medida preventiva, puedes hacer una pasta mezclando bicarbonato y vaselina y aplicarla sobre los grifos. De esa forma, se crea una capa protectora que los mantendrá más tiempo limpios.

Desatascar tuberías. Vierte una taza de vinagre y otra de bicarbonato sódico por el desagüe; déjalo reposar unos minutos y echa agua hirviendo.
Ante un problema como este, la levadura también puede serte de ayuda. Diluida en un poco de agua (vertiendo agua caliente después de dejarla actuar) te servirá para evitar los malos olores; y si la mezclas con vinagre, acabarás con los atascos.

Campanas sin grasa. Pon a cocer una cazuela con agua y zumo de limón con la campana encendida. El vapor hará que la grasa incrustada se reblandezca y será más fácil limpiarla. Para limpiar los filtros, ponlos antes a remojo en un recipiente con agua caliente y bicarbonato.

Limpiar sartenes y cazuelas. Para dejar impolutas las sartenes, bandejas de horno u otros utensilios que tengan restos de comida pegada y quemada puedes usar bicarbonato sódico. Mezcla media taza de bicarbonato con un poco de agua hasta obtener una pasta cremosa y restriégala sobre la superficie sucia.

Hornos y microondas a punto. Mezcla 2 cucharadas de jabón líquido y 2 cucharaditas de bórax con agua caliente. Aplica y deja actuar durante unos 20 minutos para que la suciedad se reblandezca. Con ayuda de un estropajo metálico, frótalo bien con bicarbonato sódico.

Para limpiar el microondas, pon a calentar un cuenco con agua y el zumo de medio limón. El vapor que este desprenda hará que la suciedad se despegue fácilmente y que luego baste con que pases un paño.

Fuera malos olores. El limón es una de las alternativas más eficaces para acabar con ellos. Corta un limón por la mitad y colócalo dentro del lavavajillas o de la nevera. En el caso de esta última, también puedes recurrir a un poner un cuenco con un poco de bicarbonato sódico o con pan empapado en vinagre. Las paredes interiores del frigorífico límpialas con una mezcla de bicarbonato y agua.

¿Insectos y otros bichos? Para dejar la cocina sellada ante visitantes indeseados prueba con estas alternativas a los clásicos insecticidas.
Hormigas. Para evitar que se cuelen en la cocina, tritura cáscaras de limón o de pepino y espárcelas por aquellos lugares por los que pasen. Otra opción para librarte definitivamente de ellas es poner en aquellos sitios donde suelen ir una mezcla de azúcar y bórax a partes iguales.
Cucarachas. Para espantarlas, pon trozos de hojas de laurel por los rincones. Otra opción para acabar con ellas es mezclar 1/3 de harina y polvo de cacao con 2/3 de bórax.
Moscas. Una forma fácil de ahuyentarlas es colocar una pequeña maceta con albahaca, tomillo, menta o romero.

Fuente: Araceli Herrero (Ouzz España)